Método Pikler. Apego y moverse en libertad

Método Pikler

¿Qué es el método Pikler? ¿Quién fue la mujer que creó este método que cada vez más difundido internacionalmente? Descubre esta metodología de crianza muy en la linea de la pedagogía de Montessori. Emmi Pikler desarrolló este método gracias a importantes descubrimientos relativos al desarrollo de la motricidad global del bebé, así como a la búsqueda de condiciones óptimas para este desarrollo.

 

Emmi Pikler metodología

Emmi Pikler. Metodología

Emmi Pikler (1902-1984) fue una médico formada en Viena que se instaló como pediatra en Budapest en los años 1930. En 1946 se confía a Emmi Pikler la responsabilidad de la casa cuna de Loczy en Budapest llamado hoy en día Instituto Pikler.
Por esa época estaban en boga las corrientes culturales progresistas y de educación moderna de Freud, Spitz, Bowlby y las escuelas activas como Freinet, Steiner y Maria Montessori, siendo esta última la que tiene mucho en común con Emmi Pikler, puesto que sus métodos fueron creados para una escuela en el caso de Montessori y una sala cuna (orfanato) en el Pikler, pero ambas de instituciones marginales de la sociedad.

El motor de Emmi Pikler para crear su método de crianza fue evitar que los pequeños internados sufriesen el síndrome de hospitalismo, que hace que algunos niños criados en instituciones tengan dificultades en el desarrollo de las competencias afectivas, la personalidad y la psicomotricidad. Con el método Pikler buscó el medio de ofrecer a los pequeños que se criaban en estas instituciones, una experiencia de vida que cuide sensiblemente su desarrollo y evite las carencias dramáticas de la ausencia de los lazos emocionales con los con los padres.
Principalmente, el método Pikler está basado en la necesidad de apego a la par de la necesidad del niño de autonomía.

Pikler método

Metodología Pikler

Como Montessori, Pikler propone más que un método, una manera diferente de mirar al niño, un cambio de perspectiva; donde el adulto esté en un lugar de igualdad y respeto hacia los pequeños y en la confianza en sus capacidades. Nos propone dejar de preocuparnos porque nuestros hijos consigan cada hito del desarrollo en los tiempos marcados por la sociedad, para pasar a confiar en ellos y sus capacidades.

La metodología Pikler, se centra en dos necesidades de los niños: la necesidad de apego y la necesidad de autonomía. Para Pikler, el bebé es un ser capaz de desarrollarse de manera autónoma, basta que esté en un entorno seguro, con la figura del adulto que le proporcionará unos vínculos afectivos estables y que le entregará seguridad.

Pikler defiende que se deje a los bebés moverse libremente. También que no se les coloque en ninguna posición a la que no puedan llegar por ellos mismos. El niño va adquiriendo una mayor autonomía y desarrolla una mayor movilidad postural, llegando a aprender a sentarse y caminar solo, sin necesidad de ayuda y sin que el adulto tenga que incitarle a ello ni imponerle ningún hito en su desarrollo.

Cuando dejamos que los niños vayan decidiendo cuándo y qué paso evolutivo dar, sin apurarles, aprenden a conocerse mejor a ellos mismos. Esto hará que el niño pueda desarrollarse de una manera más armónica y encontrarse en el camino de la autoconfianza y desarrollar mejor el equilibrio, la lateralidad y adoptar posturas más naturales y sanas. En resumen, un desarrollo más adecuado de su psicomotricidad.

De manera natural los niños se colocan siempre tumbados boca arriba. Desde esta posición pasan primero a girarse hacia los lados y después a dar la vuelta completa y colocarse tumbados boca abajo. A partir de ahí, comienzan a reptar, después a gatear, a continuación se sientan solos, mas tarde se levantan con apoyo y por último caminan.
Sin embargo, los niños a los que no se les deja el movimiento libre se sientan antes de empezar a gatear, porque los adultos nos obsesionamos con sentarlo cuanto antes de forma artificial.

El método Pikler se centra en crear una estructura de apego afectivo estable llamada por Pikler “relación afectiva privilegiada”que se basa en el respeto a los pequeños, a sus ritmos y necesidades. Para conseguirlo, es importante hablar con los bebés y los niños, anticiparles en todo momento todo lo que vamos a hacer con ellos y esperar a que estén preparados para hacerlo. Por ejemplo cuando vayamos a lavarles podemos ir explicándoles que les vamos a enjabonar, luego que les vamos echar agua, etc. Les vamos diciendo lo que vamos a hacer de manera dulce, sensible y respetuosa. Sin perder la observación, aprenderemos a conocer sus respuestas y sabremos cuándo intervenir y cuando dejarle que actúe libremente.

Material Emmi Pikler

Material Emmi Pikler

Dentro del movimiento libre, se encuentra también el juego libre. Se trata de ofrecer a los niños materiales seguros y mejor si son desestructurados y dejarles que aprendan a manejarlos como ellos quieran, sin instrucciones, sin enseñarles cómo deben hacerlo.
Esto les permitirá explorar el entorno y descubrir por ellos mismos cómo jugar según sus conclusiones.
Pikler también desaconseja utilizar algunos materiales como los andadores ya que estos obligan al niño a utilizar la cadera antes que ésta esté preparada para funcionar correctamente, y generándose de nuevo una imposición por parte del adulto al niño sin que se respeten sus ritmos.
Entre los materiales que propone el metodo Pikler encontraremos:

Hay que recordar que podemos colocar los materiales en un lugar seguro y de fácil accesibilidad al niño para que puedan utilizarlos cuando tengan interés en agarrarlos, tocarlos o descubrir sus posibilidades y sin imponerles ninguna instrucción de uso. Te vas a sorprender de la naturalidad y fluidez con la que los niños empiezan a relacionarse con estos materiales 🙂

Te puede interesar

¡despacho gratis!
$ 130.000
¡despacho gratis!
$ 170.000
¡despacho gratis!
$ 75.000
¡despacho gratis!
¡despacho gratis!
$ 150.000
¡nuevo!
¡nuevo!
despacho gratis
¡nuevo!
¡nuevo!