Colecho, los pros y los contras

colecho

La maternidad es una constante toma de decisiones, la mayoría de ellas personales, pues tienen que ver con tus creencias, aspiraciones, estilo de vida, la forma en que te gustaría criar a tu hijo y principalmente con tus instintos. ¿Hasta cuándo dar pecho? ¿Cómo hacer el destete? ¿Está bien si castigo a mi pequeño? ¿Lo dejo llorar o corro tras su llanto? Son sólo algunas de las interrogantes cuya respuesta no está científicamente comprobada.

Dormir con tu bebé en la misma cama, más conocido como “colecho”, es una práctica que ha ido tomando fuerza en la cultura occidental en los últimos años y como en todo, tiene sus adherentes y detractores. En este artículo podrás encontrar una pequeña recopilación de lo bueno y lo malo que se habla de esta práctica, para saber si se acomoda a tu estilo.

 

Colecho pros y contras

Los pros

La cama familiar, como también se le conoce, es una práctica milenaria, común en tiempos antiguos cuando las casas no tenían muchas piezas y las familias se veían en la “obligación” de dormir con sus recién nacidos. Con el tiempo y el avance de la economía, eso cambió y los bebés comenzaron a dormir en piezas separadas de los padres. Hoy las corrientes de crianza con apego han resucitado el colecho, siendo ése su mayor punto a favor: fortalecer el vínculo madre/hijo y padre/hijo, y los beneficios que eso conlleva.

Hay estudios, varios de ellos recopilados en el libro “Dormir con tu bebé: Una guía para padres sobre el colecho”, del Dr. James McKenna (lo puedes encontrar en Amazon), que sostienen que esta práctica aporta al bebé, entre otras cosas, seguridad física y emocional. Luego de haber pasado 9 meses en el útero, se les hace muy difícil separarse de la mamá, de hecho necesitan el contacto de piel para su desarrollo. Además, los tres primeros años del niño son cruciales para desarrollar un sentido de seguridad, lo que más tarde será el germen de la independencia.

Otros estudios demuestran que dormir junto con tu bebé reduce la probabilidad de muerte súbita, pues la cercanía de los padres los tranquiliza. En países como Japón, donde el colecho es la norma, el índice de muerte súbita es uno de los más bajos del mundo: 0,16 cada 1.000 nacidos vivos. En Chile la tasa es de 0,5 cada 1.000, una cifra comparable con la que presentaban países desarrollados en 1990, antes de la campaña “dormir de espalda”, con la que se redujo las muertes casi en un 50% .

Muchas de las mamás que son partidarias de esta práctica dicen que no sólo trae beneficios para el desarrollo del bebé, sino que también para ellas, pues sus pequeños despiertan menos, y cuando lo hacen, pueden manejarlo más rápidamente y de esa forma no verse tan afectadas por el cansancio durante el día. Ya sea si dan pecho o mamadera, dicen que es más fácil cuando tienen a su bebé al lado, de hecho después de un tiempo, cuando se han acostumbrado, lo hacen casi sin despertarse.

Los contras

Quizás una de las principales críticas que tiene esta práctica es que se cree que los niños podrían desarrollar una asociación estrecha entre el sueño y la presencia de los padres, lo que podría dificultar el sueño del niño en ausencia de sus progenitores. Además otros dicen que dormir con los papás por mucho tiempo puede generar mucha dependencia y afectar luego su autonomía.

Otro efecto negativo que reportan algunos padres, es que se les hace difícil encontrar tiempo para estar solos, volver a conectar y llevar una vida de pareja. Otros por el contrario afirman que los ha llevado a ser más ingeniosos y creativos para encontrar un tiempo para la intimidad.

Recomendaciones

Si quieres poner en práctica el colecho, es bueno tener en cuenta los siguientes ítems:

  • No practicarlo cuando se está muy cansado, se ha tomado drogas, fumado tabaco, bebido alcohol o se está muy obeso.
  • El bebé siempre debe dormir boca arriba, así disminuye casi por completo la probabilidad de muerte súbita
  • No utilizar sábanas o colchas gruesas
  • No colocar almohadas cerca del bebé
  • Ocupar sábanas livianas con las manos del bebé por encima
  • Si vas a hacer colecho con una cuna adosada a la cama, debes tapar los espacios entre la cuna y la cama, lo mismo si el niño está entre la cama y la pared
  • No practicar colecho en sillones pues el bebé puede quedar atrapado entre los cojines

 

 

Te puede interesar

$ 399.000
Agotado
$ 230.000
Agotado
$ 304.900
Agotado
$ 269.900