¡50%OFF en todos los chupetes NUK y Tommee Tippee VER CHUPETES!

¿Qué es el colecho, es beneficioso o perjudicial?

colecho beneficios y riesgos-1

Antes de nada vamos a definir qué es el colecho, y luego nos centrarnos en cada una de las caras de la misma moneda, porque hasta el momento hay tantos defensores de esta práctica como detractores.

El colecho, es una práctica en la que los bebés o niños pequeños duermen con uno o ambos padres. Es algo habitual en muchas partes del mundo. El colecho puede ser practicado en la misma cama, en camas continuas o en cama y cuna unidas.

En realidad, es una práctica ancestral. Hace tiempo, tenía todo su sentido, pues la falta de espacio era generalizada en todas las familias e, incluso, era un patrón cultural aceptado como en Africa y en Japón.

Qué es el colecho

Origen y debate

El debate comenzó en los años 90, durante un período de muchas investigaciones y actividad en relación a las muertes infantiles inexplicables, que ocurrían durante el sueño. Un estudio sugirió que dormir decúbito supino podría prevenir estas muertes y allí empezaron las campañas sobre la posición para dormir y de si el colecho favorecía o no a estas muertes súbitas.

El síndrome de muerte súbita del lactante es un diagnóstico que indica el fallecimiento del bebé de forma inesperada y sin causa aparente. Se ha relacionado con frecuencia con la práctica del colecho, ya que puede ocurrir que las cavidades nasales se vean obstruidas por la ropa de cama u otros objetos cuando la madre y el bebé están cerca, y también podría morir por aplastamiento sofoco.

Aunque se han hecho muchos estudios, estos acaban siendo contradictorios y poco fiables, ya que el resultado depende de muchos factores como tipo de etnia o cultura, rango socioeconómico, salud psico-físiológica de los padres, etc.

cunas para colecho

Actualmente solo se asocia el colecho con la muerte súbita del lactante cuando estaban presente una serie de factores de riesgo como “consumo de tabaco, alcohol y/o drogas incluidos los somníferos, dormir en sofá o silla y que el bebé fuese menor de 12 semanas, prematuro, o con bajo peso al nacer, y dormir al bebé en decúbito prono.

Lo que sí podemos sacar en claro a día de hoy, es que no hay evidencia científica que desaconseje la práctica del colecho, al menos entre bebés sin factores de riesgo, y con un entorno seguro. En última instancia, es una decisión exclusivamente de los padres, donde médicos y matronas solo podrán informarles de los beneficios, precauciones y factores de riesgo de esta práctica cada vez más expandida.

Te dejamos un enlace a modo de las recomendaciones que hace Unicef para saber si en tu caso es beneficioso o no deberías practicar el colecho con tu bebé:

https://www.aeped.es/sites/default/files/1-colecho_unicef.pdf

Beneficios del colecho y recomendaciones

Beneficios del colecho y recomendaciones

– El contacto continuo favorece el desarrollo del vínculo afectivo, el bienestar del bebé, el desarrollo neuronal y la capacidad de respuestas adecuadas ante situaciones de estrés.

– Según el antropólogo y experto en sueño infantil James McKenna, «Cuando se practica con seguridad, el colecho con la lactancia materna representa un sistema de cuidado de niños altamente efectivo, adaptativo e integrado que puede mejorar el apego, la comunicación, la nutrición y la eficiencia inmune del lactante gracias al aumento de la lactancia materna y al aumento de la supervisión de los padres y del afecto mutuo que acompañan a esta práctica».

– Uno de los grandes beneficios del colecho es el control óptimo de la temperatura del bebé, a ese fenómeno se le llama sincronía termal. Existen estudios que aseguran que el contacto del pecho de la madre y un bebé que tenga frío, aumenta alrededor de los dos grados la temperatura corporal. En cambio, si el bebé es quien se encuentra caliente, es la madre quien puede bajar entre 1ºC o 2ºC.

– El colecho desciende la probabilidad de llanto de un bebé, por lo que tiene relación directa con sus pulmones, ya que un llanto constante provoca que se puedan ensanchar más de lo necesario, o que, al ir a tomarlos a la cuna o moisés, los bebés asocian los brazos como mayor, e incluso único consuelo.

– Muchos médicos y matronas recomiendan también usar una alternativa intermedia, especialmente diseñada para los primeros meses: las cunas colecho, adosada a la cama de los padres y que tienen una apertura hacia ellos. Es un espacio reservado y seguro de la guagua, de esta forma se evitan los riesgos y se facilita la lactancia.

Colecho; ¿hasta qué edad conviene practicarlo?

Colecho; ¿hasta qué edad conviene practicarlo?

“No existe un momento, tampoco una edad específica en la que se debe dejar de hacer colecho, puesto que esa es una decisión de la pareja o simplemente de la madre. Pero que no sea a los 8 meses, ya que a los 8 meses la mayoría de los lactantes presentan lo que se denomina su primera crisis de separación y es muy fuerte.
Es un momento de gran ansiedad para el bebé, puesto que a esa edad los pequeños se dan cuenta que mamá y bebé son dos individuos y no uno.”

(Pamela Salinas Parra, doula posparto, consejera en lactancia materna y guía en crianza positiva).

 

Te puede interesar

$ 289.990
$ 289.990
NUEVO
$ 799.990
$ 269.990
nuevo
$ 419.990
A PEDIDO
$ 499.990
A pedido
$ 674.990
$ 329.990
$ 329.990
25%
50%
$ 79.990
$ 86.990
25%
$ 95.993
30%
a pedido