Posiciones Claves para la Lactancia

Lactancia materna. Posiciones clave

Amamantar es uno de los actos más naturales de la vida, mientras el bebé se alimenta succionando, las glándulas mamarias comienzan a funcionar intuitivamente. Una hormona estimula la preparación de la leche materna, mientras que otras hacen que la leche salga; el cuerpo de esta manera produce la cantidad exacta y a la temperatura adecuada que tu bebé necesita.

El arte de sujetar y sostener al bebé mientras se da de lactar requiere de coordinación y paciencia por parte de la madre, a medida que pasan más tiempos juntos en esta actividad, tú y tu bebé se irán acomodando a la forma que les parezca más cómoda para este momento de íntima conexión.

 

Las tres posiciones más comunes para amamantar

Puede que a algunas madres la lactancia materna le puede surgir sin mayores complicaciones, mientras que a otras les cueste más. A continuación te presentamos algunas de las posiciones más comunes para dar de lactar, las cuales son aconsejables y pueden ayudarte a facilitar el acto de amamantamiento:

  • Posición de cuna; esta es la posición más tradicional para amamantar, en ella el bebé yace en los brazos de la madre quedando cara a cara. Esta posición puede resultar muy cómoda para la madre mientras ella esté sentada o un poco reclinada.
  • En la posición de pelota de rugby o invertida; el bebé se encuentra acostado con sus pies apuntando hacia atrás. Esta posición para la lactancia materna también resulta cómoda para ambos ya que el bebé puede quedar cómodamente apoyado en los brazos de la madre, con su cuerpo cerca del costado de la mamá.
  • Una posición muy común es amamantar al bebé recostada. Aquí, ambos estarán tendidos  de lado quedando vientre a vientre. Esta posición puede resultar muy cómoda e ideal para el final del día cuando preparamos al bebé para dormir.

 

 

Te puede interesar

Agotado