¿Cómo evitar la Violencia Obstétrica?

cómo evitar la violencia obstétrica

Si te interesa saber qué hacer para evitar la violencia en el parto, sigue leyendo y encontrarás los tips para conseguir tu tan anhelado parto respetado.

Mucho se ha hablado últimamente sobre la Violencia Obstétrica dando a conocer los numerosos casos de intervenciones innecesarias e incluso perjudiciales en el parto, uno de los eventos que más recordaremos el resto de nuestras vidas.

Si estás embarazada la violencia obstétrica debe ser un punto de preocupación en tu día a día. Así que te daré algunos tips para que recuerdes tu parto como un momento maravilloso, respetado y lleno de amor hacia ti y tu bebé, como debe ser.

¿Porqué es tan importante?

 Citando a Michel Odent (médico Obstetra francés, defensor emblemático del parto fisiológico) “para cambiar el mundo hay que cambiar primero la forma en que nacemos” quiero explicarte el porqué es tan importante que nuestros hijos nazcan en un ambiente amoroso y respetado.

Para explicarlo de forma simple y breve, no debemos reprimir la inteligencia de la naturaleza. El embarazo y parto son eventos fisiológicos, no una enfermedad, y debemos tratarlos como tal. Ya sabemos que nuestro planeta y nuestra especie no durarán mucho si no cambiamos nuestra conciencia de autocuidado y cuidado del medio ambiente. Sabemos que los cambios parten desde uno mismo, y lo primero que debemos hacer es traer hijos concientes a salvar nuestro mundo. Si los hacemos nacer en un ambiente lleno de estrés, agresivo, ruidoso y desconectado, a esta persona no le quedará más que devolver lo mismo que ha recibido de su entorno.

Esto, además de ser mi opinión, es lo que nos muestra la evidencia científica. Hoy se sabe que el parto es el evento más importante en cuanto a su potencial para producir cambios epigenéticos en una persona (conjunto de elementos que regulan la expresión de los genes), haciéndolo infinitamente influyente en la manifestación de enfermedades, por ejemplo.

Entonces, me parece lógico que partamos con el pie derecho. Y esto es desde el momento en que nacemos.

Evitar la violencia obstétrica en el parto

Los Tips:

  1. Si crees que tu primera relación sexual marcó tu vida, puedo adelantarte altiro que el parto es tanto o más relevante como evento de la vida sexual en una persona, teniendo el potencial de sanar así como también de enfermar. Por eso mi tip nº1 es darle la importancia que merece el preparar con mucha dedicación el nacimiento de tu [email protected]
  2. Si en tus primeros controles algo te hizo sentir como que tu embarazo será un estorbo o un problema, cambia inmediatamente y busca un equipo médico que te haga sentir bien, sana, importante y empoderada.
  3. En cuanto al equipo médico, ojo con los excesivamente sonrientes o amorosos. Ojo también con los que han sido el médico de toda tu familia, o el que te ve desde tu adolescencia. La mayoría de las veces NO es el más indicado para acompañar tu embarazo ni parto, porque sabe que tú le creerás lo que te diga, y si por casualidad tienes fecha de parto cerca de un feriado es muy probable que los días previos te saldrá con algún supuesto problema con tu embarazo convenciéndote de adelantar tu parto.
  4. Quienes ya tienen hijos saben que la Matrona es el personaje que más te acompañará en el parto mismo, así que es súper importante que esa persona te genere confianza y generen cierto lazo antes del parto. Que te conozca y tú a ella, que conversen sobre el parto, que creen expectativas, planes, que sueñen y te guíe hacia un parto respetado. Esto es imposible que ocurra una o dos semanas antes del parto, esto requiere tiempo y varios encuentros. Así que este tip va dirigido a que cuando estés buscando equipo médico, tengas en cuenta cuándo conocerás a tu matrona. Una buena opción también es que busques primero a la matrona (que atienda partos respetados obviamente) y que ella te indique los médicos con los que trabaja.
  5. Las nuevas recomendaciones de la OMS sobre la atención del parto dejaron obsoletas muchas prácticas que se usaban de forma rutinaria, tales como la Episiotomía, rotura artificial de membranas, posición ginecológica para el parto, inmovilidad, monitorización continua, cesárea sin real justificación médica, etc. Entonces debes elegir un equipo médico que te asegure que se rige según estas recomendaciones. Mi sugerencia es que trates de averiguarlo de forma sutil, pues ningún médico ni matrona te confesará que están faltando a estas normas. Una opción por ejemplo es averiguar la proporción de partos/cesáreas que atiende ese equipo en particular.*
  6. Habiendo ya elegido con pinzas a tu equipo médico y entrando a la segunda mitad de tu embarazo, es momento de hacer tu plan de parto. Éste debe incluir todo lo que esperas para el nacimiento de tu hijo, ya sea el lugar donde quieres que ocurra (casa, hospital o clínica), elegir la música que querrás oír, detallar quienes quieres que te acompañen (pareja, amiga, mamá, etc.), uso de aromaterapia y otras alternativas de manejo del dolor, corte tardío del cordón umbilical, contacto piel con piel ininterrumpido 1 o 2 horas post parto (es decir dejar para después la atención rutinaria y no urgente del recién nacido), inicio espontáneo de la lactancia materna,
  7. Mi último tip es que acudas a algún taller de preparación para el parto con la persona que te acompañará en el nacimiento de tu [email protected], ya sea tu pareja o alguien significativo. Si leíste hasta acá es porque ya estás sensibilizada con la importancia de tener un buen y respetado parto, pero muchas veces son los acompañantes quienes no entienden cuál es su lugar en todo esto. Uno de los objetivos de estos talleres es mostrar de forma práctica cómo ellos pueden ayudar, y terminan sintiéndose mucho mas conscientes e importantes para este momento. Y realmente es así, pues durante el trabajo de parto la mujer entra en un estado de conciencia alterado (“planeta parto” lo llaman algunos) y se hace indispensable que haya alguien a nuestro lado defendiendo y resguardando este ambiente que debe ser íntimo y tranquilo.

Parto responsable y sin violencia

Exige tu derecho

Para terminar, quiero dejar MUY en claro que no creo que existan equipos médicos maléficos ni mal intencionadas, pero sí viciados o poco actualizados haciéndolos inconscientes del daño que pueden provocar. Son muchas las mujeres y familias que sufren por una depresión post parto producto de un parto violento, y peor aun muchas veces no logran identificar que esa es la causa de su depresión.

Creo que nuestro sistema de salud permite que cada uno desde su rincón haga lo que más le conviene y lamentablemente a muchos no les gusta que los despierten a las 3 a.m. varios días a la semana porque una paciente está en parto. Así que busca un equipo que no le moleste madrugar para ir a trabajar (recuerda que estás pagando por un servicio) e ir a acompañarte el día más importante de tu vida y la de tu [email protected]

*Para más información sobre lo que recomienda la OMS para la atención del parto puedes visitar el siguiente link: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/272435/WHO-RHR-18.12-spa.pdf

Paola Peirano Opazo
Matrona
Consultora Internacional de Lactancia, IBCLC
Mamá