Embarazo múltiple. Lo que necesitas saber

embarazo múltiple

Aunque los embarazos múltiples son poco frecuentes, en las dos últimas décadas han ido aumentando sobre todo a causa de las nuevas técnicas de fertilidad. Actualmente la media es de 32,6 embarazos múltiples por cada 1.000 nacimientos con vida. 

¿Qué es el embarazo múltiple y cómo se produce?

El embarazo múltiple es aquel en el que se desarrolla mas de un feto. Se produce por la fecundación de dos o mas óvulos o cuando un mismo óvulo se divide en dos o más embriones.

Los gemelos pueden ser monocigóticos o dicigóticos.

Los gemelos monocigóticos, son los genéticamente idénticos, suelen compartir placenta y tienen sacos amnióticos por separado (aunque se dan casos en que comparten también el mismo saco).

Los gemelos dicigóticos, tienen por separado tanto la placenta como el saco amniótico. Estos gemelos son simplemente hermanos concebidos al mismo tiempo y no serán genéticamente idénticos aunque se pueden parecer mucho. Pueden ser del mismo sexo o del sexo opuesto.

Causas de este tipo de embarazo

Causas de este tipo de embarazo

Los factores principales que van a influir en que se desarrolle un embarazo múltiple son:

– La genética: tanto de la madre como del padre. Si en la familia ya ha habido embarazos múltiples aumenta la posibilidad de que se repitan.

– Edad avanzada: las mujeres de más de 30 años tienen más probabilidad de una doble ovulación.

– Varios embarazos previos: especialmente múltiples pero también normales.

– Tratamientos de fertilidad: por los medicamentos que estimulan la ovulación y las técnicas de reproducción asistida como la fecundación in vitro.

 

Embarazo múltiple. Síntomas

Aquí tienes una lista de síntomas frecuentes en los embarazos múltiples.

Recuerda que cada embarazo es diferente y no todas las mujeres embarazadas tendrán los mismos síntomas. Todos los síntomas aparecen más temprano en un embarazo múltiple o  gemelar. 

Incluidas las náuseas debido al la gran cantidad de hormonas que llevas.

– Aumento del tamaño del útero y por tanto del abdomen. La guatita aparecerá antes y ya en el primer trimestre será más que evidente.

– En los dos primeros meses el sueño y el agotamiento son muy frecuentes e intensos.

– Suele bajar la presión y el hierro. 

– Mareos frecuentes.

Aumento de la frecuencia cardiaca desde el primer trimestre.

– Dolor abdominal. Más que un embarazo normal. Son los dolores causados por la destrorrotación del útero, está girando lento para ponerse en su sitio.

– Puede aparecer candidiasis vaginal.

– Cambios gastrointestinales: mayor salivación, ardores y reflujo gastroesofágico. Estreñimiento y aparición de hemorroides. 

– La capacidad respiratoria disminuye por el gran aumento que sufre el útero de volumen, desplazando el diafragma hacia la cavidad torácica. También la placenta necesita un 20% más de oxígeno, por lo que es normal que la madre tenga sensación de que le falta el aire mucho antes que en un embarazo de un solo bebé.

Riesgos en el embarazo múltiple

Riesgos en el embarazo múltiple.

Los embarazos múltiples o gemelares son considerados de alto riesgo porque pueden darse complicaciones durante el embarazo, pero tranquila no necesariamente tiene que ser así.

Aquí puedes ver algunos de los riesgos más frecuentes.

– Mayor probabilidad de parto prematuro. Más de la mitad de estos bebés nacen prematuros. Estos bebes pueden tener complicaciones respiratorias, digestivas e infecciones. Con la ayuda de medicación pueden acelerar el desarrollo de sus pulmones si es los médicos ven síntomas de parto prematuro.

– También tu médico puede anticipar el parto si observa irregularidades.

– Mayor probabilidad de tener un parto por cesárea. Se puede recurrir a un parto vaginal cuando el primer bebé está con la cabeza hacia abajo, pero incluso cuando el primero nazca por parto vaginal el segundo puede nacer por cesárea.

– Diabetes gestacional. Puede que tus niveles de azúcar en sangre sean más altos perjudicando tu embarazo y la salud de tus bebés. Los especialistas te ayudarán a controlar tus niveles de azúcar.

– Transfusión feto – fetal. Cuando en tu embarazo los fetos comparten placenta. Aparece cuando uno de los fetos pasa sangre al otro de forma desequilibrada, a través de las comunicaciones vasculares que tienen en su placenta compartida. El feto que pasa sangre se denomina “donante” y el que recibe la sangre “receptor”.  Esta complicación podría causar problemas cardiacos a uno de los fetos. 

– Preeclampsia. Es un trastorno de la presión arterial que normalmente ocurre después de las 20 semanas de embarazo o incluso después del parto. Ocurre con más frecuencia en embarazos gemelares. Este puede dañar alguno de los órganos de los bebés como riñones, hígados y ojos. 

– Puede aumentar el riesgo de tener un depresión postparto.

Recomendaciones finales:

Presta atención a tu alimentación sin obsesionarte por el crecimiento de tu abdomen. Procura fraccionar las comidas, aumentando la frecuencia y disminuyendo la cantidad que ingieres. Bebe más agua para mantente bien hidratada, esto ayuda a prevenir las contracciones uterinas.

Después de leer todo el artículo puede que se te disparen los miedos pero para contrapesarlos recuerda la gran alegría que llegará con el nacimiento de tus bebés; ¡doble de alegría!

Cuídate y mira que en estos meses tu entorno sea un lugar tranquilo, protegido y amoroso.  ¡Vive con entusiasmo tu proceso!